compras on line


 

 

Desde que las compras baratas on line se han instalado en nuestras vidas, no hay tratamiento glamuroso que se nos resista. Antiguamente, y cuando digo antiguamente, me refiero a hace nada más que cinco años, determinados tratamientos de belleza estaban sólo reservados a bolsillos privilegiados. Hoy en día y por cortesía de, Groupon, Groupalia, Lets Bonus, Atrapalo, etc, muchos de estos tratamientos se han democratizado gracias a las insuperables ofertas que anuncian estas páginas. Así las cosas, quien más quien menos, ha hecho un curso de cata en la Rioja, ha probado la cavitación o se ha dado un masaje en un Hammam, sin olvidar una cena degustación de comida japonesa o un gin tonic en una cocktelería famosa.

Como buena seguidora de tendencias que soy (que conste que sólo lo hago para comentarlo aquí, que nadie piense  lo contrario), todos los días reviso puntualmente las ofertas que me llegan al correo (por cierto, otro día comentaré la manía que tenemos de llenarnos el buzón virtual de publicidad), en busca del tratamiento milagroso y/o novedoso de belleza. Como consecuencia de ello me fui con una amiga a una sesión de pedicura con peces garra rufa.

Por si acaso hay alguien en el planeta que no lo sepa,  los peces garra rufa se utilizan para tratamientos de ictioterapia, ya que succionan las pieles muertas, además segregan una enzima con propiedades rejuvenecedoras.

Una vez sabidas estas cosas, debo decir que llegar a una pecera con cientos de peces moviéndose a la vez y que en el momento que metes los pies, van hacia a ellos cual pirañas, no resulta a priori, muy tranquilizador, máxime cuando al principio del tratamiento, la sensación que te producen los peces es de pequeñas descargas eléctricas. Sin olvidar de que no dejan de intentar escalar por tus piernas, en fin que hasta que pasan unos minutos, piensas en todas las películas de pirañas que has visto en tu infancia. Pasado el tiempo de adaptación, la experiencia empieza a ser gratificante, ya que el masaje que te hacen los bichos es de lo más relajante. El tratamiento termina con un masaje exfoliante y una hidratación de la zona tratada. El resultado final no es comparable a una pedicura, pero sí se puede decir que se trata de un tratamiento exfoliante e hidratante estupendo. En fin super recomendable si encuentras una oferta, en caso contrario, personalmente optaría por una pedicura tradicional, al menos en esta parte del planeta

Anuncios

6 Respuestas a “compras on line

  1. A mi me gustaría probarlo y eso que tendría que superar una barrera psicológica. Desde que vi / oí de este tratamiento me asalta una duda ¿los peces los cambian de persona a persona? ¿se empachan? si alguien ha tenido peces alguna vez sabe que son insaciables y que no paran hasta que la pecera está limpia.

    Pese a todo me apetece probarlo 🙂

    • Sí, a mi tampoco me hacía gracia pensar en pieles flotantes de pies ajenos en la pecera, pero bueno como ya está pagado, sigues adelante. Lo peor es la primera sensación, que es como echar tus propios pies a las pirañas, una vez superadas las primeras reticencias la experiencia es muy positiva. Yo lo probaría

  2. Yo tengo un bono similar y tengo que canjearlo 🙂

  3. pues ya contarás la experiencia, disfrútala

  4. me encantan las fotos q habeis subido!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s