Viajando en el túnel del tiempo de la belleza


Ayer me levanté con ganas de aprovechar el sábado desde primera hora de la mañana y, aunque suene muy frívolo, me pareció que nada me “iba a poner tanto las pilas” como empezar con una sesión de belleza.

Para ello, nada mejor en Barcelona que acudir al Instituto Francis.  Creo que ayudó un poco que el día anterior hubiese estado viendo  Mad Men, la serie sobre publicistas en el Nueva York de los años sesenta, que ha vuelto a poner de moda la estética de esa época, curvas incluidas, lo cual es de agradecer sobre todo cuando nos acercamos a la temporada navideña.

Pues bien, la serie evoca una época, donde la función de florero en las mujeres estaba bien vista tanto por ellos como, desgraciadamente, por nosotras. Ahora bien, hay que reconocerles a esas chicas que eran unas profesionales en el arte de estar estupendas. Invertían una buena cantidad de tiempo y dinero en su imagen, por lo que acudir a centros de belleza integrales donde se peinaban, recibían masajes, se hacían manicuras y se depilaban, se democratizó y se convirtió en una rutina que empezamos  a seguir todas las mujeres del mundo occidental más o menos religiosamente, hasta nuestros días.

La versión española de estos centros es el Instituto Francis. La verdad es que lo que más me impresionó desde que llegué a Barcelona de este lugar, es que se trata de un edificio entero de siete plantas, dedicadas exclusivamente a la belleza femenina y una adicional dedicada a la masculina. A mi que tengo una especial debilidad por todo lo vintage, no podía dejar de probar los tratamientos de este sitio, máxime cuando me enteré que estaba especialmente vinculado al célebre consultorio radiofónico del siglo pasado, Elena Francis. Esto si que era ya el colmo del vintage.

A mi me gusta ir a depilarme porque puedes ir sin cita, llegas coges número, te aprovisionas de revistas  y esperas. Te llaman unas profesionales con bata blanca y te llevan a un cuartito que tiene la misma decoración desde 1968 fijo. Hasta tienen un ventilador para que no pases mucho calor mientras te depilan.

He oído críticas de todo tipo sobre el lugar, y por mi parte puedo decir que no es barato, pero nadie te quita el placer de sentirte por un rato, como Christina Hendricks y compañía, sólo por eso merece la pena la visita

 

Instituto de Belleza Francis

Ronda de Sant Pere, 18, 08010 Barcelona 933 17 78 08 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s