Archivo de la categoría: ocio

“Mejor Manolo” pero yo me quedo con Manolito.


No, no es que haya encontrado mi autentico camino en la vida y a estas alturas me ha cambiado la voz.
“Mejor Manolo” es la muy postergada segunda parte de “Manolito Gafotas” de la escritora Elvira Lindo. . También es un libro q demuestra un poco el dicho aquel de segundas partes nunca fueron buenas…”Manolito Gafotas” hizo las delicias de muchos de nosotros hace ya algunos años, “Mejor Manolo” parece un intento de Lindo de a) exprimir una fórmula de éxito, b) Zanjar una cuenta pendiente con el personaje o el público, c) Huida hacia delante ante un periodo de sequía creativa.
Voy a elaborar un poco porque esta introducción me ha quedado un poco arisca y tampoco es para crucificar al pobre Manolo. Es un chaval simpático, bastante interesante y no se merece esto.

mejor manolo

Pienso un poco y caigo en que Manolito, ahora Manolo, sigue teniendo la misma vitalidad y frescura de cuando era sólo un mocoso aunque ahora ya apunta maneras de adolescente. El libro tiene fácil lectura cómo lo su predecesor lo que lo hace ideal para unas vacaciones o para una tranquila tarde de domingo. Manolo y sus historias siguen despertando la misma ternura y sonrisas que el original…. Qué es entonces lo que falla? Qué chirriaba un poco a medida que avanzaba páginas?
Pienso un poco más (me estoy luciendo este fin de año) y debo considerar que quizás la que se ha hecho mayor y más cínica soy yo. Pero no, no es eso. Los años han pasado también por mí pero creo que sigo conservando la capacidad de emocionarme y sorprenderme.   Concluyo que lo que no fluye es el tempo. Qué cursi soy! El tiempo, el movimiento, la cadencia de la historia. El libro, como el original, no tiene principio ni fin ya que describe un periodo cualquiera en la vida de Manolo. Tampoco necesita de este principio o fin. Es la prisa que se siente el problema. Al pasar las páginas se tiene la sensación de que Elvira Lindo se quedaba sin días para contar la historia de Manolo, cómo si tuviese demasiada información con la que poner al día al lector y tuviese pocos días o pocas páginas. La misma sensación que te producen algunas personas que te cuentan algo apresuradamente y notas que están deseando acabar.
No es que me haya disgustado el libro, al contrario, lo he disfrutado pero no tanto como el primero. Recuerdo “Manolito” escrito con más cariño y prestando más atención a los detalles. “Manolo” tiene lo que creo son fallos de atrezzo que denotan una falta de cuidado y la historia pierde un poco la continuidad y se queda un tanto coja.
Como he dicho, es un libro facilón, pero no es excusa para que sea descuidado. A mí me lo regalaron, creo que si lo hubiese comprado yo hubiese sentido un pequeñito pescozón en el bolsillo.

las mejores cañas de Madrid: Los Gatos


<p>Hace poco escribí sobre las mejores bravas de Barcelona, y era cosa de tiempo que redundara sobre el tema de las tapas

<He pasado las Navidades en Madrid, y como no podía ser menos, he tomado las suficentes cañitas y tapitas como para hacer mi ranking particular

Antes de empezar debo decir que en Madrid se tiran las cañas especialmente bien, y como se acompaña cada ronda con una tapa, pues resulta difícil no repetir.

El secreto para tirar bien una caña es el siguiente:

En primer lugar hay que preparar el vaso, seleccionarlo y enjuagarlo con agua fría, este paso es importante para evitar que la se forme mal la espuma y todos sabemos lo importante que es la espuma en la caña.

En segundo lugar el vaso se debe inclinar en un ángulo de 45º con respecto a la columna de tiraje. Es la inclinación idónea para iniciar el desprendimiento de gas y la formación de espuma de forma controlada.

En tercer lugar hay que abrir el grifo con fuerza: Sin miedo, dejando que la cerveza resbale lentamente por la pared del vaso.

Llegados a este punto hay que enderezar lentamente: Cuando el vaso esté medio lleno se endereza hasta ponerlo recto y se baja en mayor o menor medida, controlando la formación de espuma.

Se debe presentar con una corona de espuma compacta y de unos 2 cm de espesor. El vaso se debe presentar con la marca bien visible de cara al consumidor. Si se quiere conseguir una espuma más cremosa en la presentación, se puede ayudar del grifo empujando hacia atrás, en caso de grifo vertical, o estrangulando el caudal de la cerveza abriendo parcialmente el grifo, si es de corte lateral.

Dicho esto, os participo que empezaré mi selección particular (no quiero decir con esto que sean los mejores, son mis favoritos) con Los Gatos. Este establecimiento debe su nombre al apodo que reciben los habitantes de Madrid y se encuentra en la calle Jesús 2, en el Barrio de las Letras, junto a Huertas. En la misma vía, frente al Hotel Palace y la Iglesia de Jesús de Medinacelli, se encuentran el Cervantes y La Dolores y ambos, merecen una entrada cada uno por méritos propios.

Los Gatos es una mezcla entre una casa de un personaje de una película de Almodóvar y una Almoneda de El Rastro. Tiene tal cantidad de objetos en sus paredes y suelo que resulta difícil no perder el tiempo de tomar una de las cañas que te tomas en el bar (quien sea capaz de llegar a un bar y tomar sólo una que lo diga) observando el monaguillo, la Virgen, el sillón de Barbero o la moto.

No resulta difícil que te acompañen la cerveza con un plato de patatas con mejillones, o boquerones en vinagre y unas aceitunas gordales. Lo que resulta más raro, pero no imposible es que te pongan unas gambitas cocidas. Como ya he dicho no es imposible porque yo las he tomado alli. Ademas tienen unas tostas estupendas, como la de jamón de pato, o la insuperable de gulas con alioli, sin olvidar la de pimientos rellenos de atún

Por todo ello resulta una opción estupenda para tomar el aperitivo del domingo después de visitar uno de los Museos cercanos, especialmente el Thyssen o el Prado. De esta forma podemos hacer un maridaje alternativo, para que nadie diga que la cultura está reñida con alternar

En fin que como he dicho antes, no se si será el mejor bar de Madrid, pero tiene tanta personalidad que merece encabezar la selección, no os parece??

las mejores bravas de Barcelona


Tengo un problema con las bravas en Barcelona, bueno, a decir verdad tengo varios pero relacionados, a saber:

Las bravas nunca fueron mi tapa favorita a pesar de que en Madrid, sean super típicas y esto enlaza con los otros dos problemas, la denominación de origen.  Aquí hay más controversia que en un Madrid-Barça, ya que las dos ciudades están convencidas de que son oriundas de cada una de ellas. Yo por supuesto, siempre he defendido que son madrileñas, no en vano tenemos el Bar Las Bravas en el Callejón del Gato, en donde Valle Inclán se inspiró para el esperpento en sus famosos espejos cóncavos. Así que he llegado a apostar por la denominación de origen y, según wikipedia, no está claro el origen, lo único que varía es que en Madrid se hacen con salsa brava que es una salsa patentada desde los años 60, y en Barcelona se añade alioli (mi tercer problema)

La razón de que a pesar de que no me entusiasmen les dedique una entrada, es que ir a un sitio típico a comer bravas en Barcelona merece la pena porque podrás encontrar las mejores tapas (de las que en Madrid llamamos castizas) de la Ciudad Condal, así que ahí va mi listado particular:

  • Bar Tomás, Calle Mayor de Sarriá 49Tiene fama de ser el que mejor hace las bravas en todo Barcelona, no es mi favorito, pero claro yo no soy muy amante de las bravas.  Para mi merece la pena ir por darte una vuelta por el pueblo de Sarriá, parece mentira la sensación que te produce de estar fuera de una gran ciudad. El sitio es cañí, cañí, tienen poca variedad de tapas y todas son fritas, vamos para ir en invierno lejos de la operación bikini
  • Bar Mandri, Calle Mandri 60. Este bar intenta llegar a la primera posición en fama de bravas, pero le sigue arrebatando el puesto el Tomás, para mi no hay mucha diferencia entre ambos platos, además la carta también es escasa y llena de fritos y rebozados, eso sí, la pechuga de pollo rebozada en trozos pequeños, no será muy sana pero está buenisima. Lo bueno de este bar es que está en una calle llena de oferta de tapas, por lo que sólo por eso, merece la pena ir.
  • La Esquinica, Fabra i Puig, 226. Otro clásico cañí. Tiene tanta fama que puede que tengas que hacer cola en la calle para lograr mesa. Venden litros y litros de vino turbio para acompañar las tapas. La ventaja del sitio es que hay más variedad de tapas
  • La taverna del Clinic, (si, si, con “v”), Rosello 155. Es otro concepto, se trata de un plato de cinco  patatas cortadas en forma de volován, rellenas de salsa brava, de hecho fui con mi novio y el pobre se creyó que se habían equivocado con la ración. No es que llenen pero están buenas. Esta variación en el plato como no, tiene firma de autor, Sergi Arola. Se trata de un bar de tapas caras y de diseño, pero buenísimas, por lo que merece la pena una visita, recién cobrada eso sí
  • Bar Velódromo, Muntaner 213. No es famoso por sus bravas, pero como las tapas están tan buenas y también hay bravas, si que es de visita obligada. Quizás en relación calidad precio es de los mejores bares de tapas de Barcelona, además está abierto de la mañana a la noche, así que resulta fácil probarlo, además de las bravas son buenísimos los platos tipicos catalanes, como el fricandó con ceps, o las mandonguillas con sepia
  • Casa Tejada, Tenor Viñas 3, para mi la mejor salsa brava de Barcelona sin duda, además las patatas están cocidas y luego fritas. En mi humilde opinión mil veces mejores que las del Bar Tomás 

Este es mi listado particular, estoy segura de que me dejo muchos, y estaré encantada de que me comuniquen otros sitios de tapas similares, yo por mi parte prometo ir a probarlos personalmente más de una vez

La magdalena que surgió del frío… mundo anglosajón.


Tengo una amiga que todavía anda dándole vueltas al fenómeno de los cupcakes. Nos ronda el tema; cual poltergeist. “No lo entiendo” me dice “pero si sólo es una magdalena con un moñigo de azúcar encima!”. La famosa y tan de moda “magdalena” se cotiza a unos 2.50€ aprox y es originaria de los Estados Unidos donde lleva años sirviéndose como postre o en fiestas infantiles.

Que se haya puesto tan de moda en España creo se lo debemos a series como “Sex and the city” y alguna otra más. Mira que no me pega a mí que Carrie y compañía se pegasen atracones de cupcakes; en todo caso uno para las cuatro y lo que sobre para otro día…

de coco...uno de los fabs de Martha Stewart

Pero vamos a desmitificar un poco estos de los cupcakes…no son tan simples como las magdalenas pero tampoco son algo tan novedoso y variopinto que merezca artículos, tiendas y casi club de fans. Son, ni más ni menos, tartas en pequeño tamaño. Tarta del tamaño de una taza: Cup-cake. Con burruño de azúcar encima u otra decoración varia. Se pueden hacer de casi cualquier tipo de tarta/bizcocho que se nos ocurra.

Creo que la gente empezó a popularizar estos mini-cakes como medida de contención de sí mismo y así resistir tentaciones como comerse media tarta de una sentada. Es que están tan buenas!. Te compras un cup-cake en lugar de las 10 raciones de media que lleva una tarta al uso.

Cupcake stand by Dolls StoriesUna cosa está clara, al final las calorías ahorradas las compensamos con la decoración; el famoso “frosting”. No se si habéis visto alguna receta pero en dos palabras: mantequilla y azúcar. A veces queso. Caloría sobre caloría, rellena de caloría y decorada con caloría. Te digo yo que si Carrie se come uno entero fijo que le preguntan si está embarazada.

En todo esto (y sobre todo en el frosting) estaba pensando yo anoche mientras masacraba zanahorias para mi muy poco saludable tarta de zanahoria. Y por tener pensamientos negativos pasó lo que pasó; que la tarta salió como le dio la gana. Por eso y probablemente porque me pasé la mitad de la preparación hablando por teléfono. Está claro que leer (la receta) y hablar al mismo tiempo no entra dentro de mis habilidades. No la he probado todavía, pero tengo el terrible presentimiento que mi primera incursión en este territorio no pasará a los anales dela historia. Quizás debería probar con los cupcakes…no dicen que eso del tamaño importa?.

Evidentemente no voy a dejar fotos de mi desastre pero espero que ya estéis salivando con estas de otros aficionados más expertos y con más maña que yoTapenade cupcakes by mysweetcarrotcake que os dejo aquí.

Ahh..y para aquellos que presumís de no ser golosos…también existen en versión salada. No tenéis escapatoria y es que la moda nos persigue!!

Ps. Atropellaplatos; a ver cuando te lanzas a la piscina y nos sorprendes!

La vuelta al mundo en 80 (y más) espaldas.


Me avisa mi Pepito Grillo particular  (es el cerebrín de la pandi era de esperar) que se acaba el mes y con ello el plazo para disparar por la espalda!  Yukk!!! No, no es que seamos  unas traidoras cobardes!!  Son los deberes fotográficos que nos ha puesto Jackie de casienserio  para el mes de Septiembre.

Os acordáis de Jackie y el grupo de Flickr?  Os lo conté hace ya un mes aunque como somos un tanto desmemoriados en general y en particular una que conozco que suele andar un poco espesa por las mañanas os dejo aquí la entrada del 31 de agosto para refrescaros la memoria.

El caso es que me las prometía yo muy felices pensando en originales robados de espaldas sexys o divertidas.  La realidad tardó dos clicks en abofetearme la cara y yo que, para lo que quiero soy muy aguililla, llegué rápidamente a dos conclusiones:

violondingres - Man ray

1 – me ponga como me ponga y estudie lo que estudie jamás seré Man Ray.  Todo sea dicho no me descubro ninguna novedad aunque quizás esté en proceso de negación

2 – La cara es el reflejo del alma.  Otra obviedad más vieja que el andar para delante pero que no alcanzas a comprender del todo hasta que te toca intentar sacar emociones de duras espaldas.

No todo esta perdido.  Brujuleando entre las fotos del grupo en Flickr he encontrado autenticas maravillas de colores y sentidos que os recomiendo paséis a contemplar.  Me fascina y envidia como la visión creativa de algunas personas les permite sacar oro de donde parece no haber nada.  Este ejercicio también es una buena oportunidad para darle un poco de protagonismo a esa parte de nuestra anatomía, tan olvidada a veces, como es la espalda.  Yo por lo pronto voy a ver si me “auto-homenajeo” con un espectacular masaje de esos que te quitan años  pero os dejo una ración de espaldas ajenas.



Parshva Dhanurasana


No se trata ni de un plato indio muy picante, ni tampoco de una revista de interés cultural moscovita,  sino de una postura con supuestamente, innumerables beneficios para la salud

Ayer c0mencé la operación vuelta al cole, así que decidí apuntarme a una clase de yoga. Por supuesto he dicho UNA clase de yoga, porque como ya soy experta en el increible arte de “tirar el dinero” y maltratar la propia economía, sólo me apunto a sitios donde me dejan probar antes y no resultan especialmente caros (si son gratis mejor).  Ni que decir tiene que me niego a pagar matrícula alguna. Si los gimnasios viven de las matrículas y clases de más pagadas por ingenuas que en septiembre creen que al final del año van a tener la forma física de una top model,  y que para el Puente del Pilar, ya han pasado olímpicamente de ir incluso al baño turco (no nos engañemos, es lo mejor del gimnasio) que lo hagan. Yo por mi parte, me niego a caer en esa trampa…. otra vez. Como ya he dicho antes, estoy en terapia para dejar de maltratar mi pobre economía doméstica

Claro que no he descubierto la pólvora, y como hay mucha gente como yo, antes la primera clase era gratis, pero desde hace un tiempo, te la cobran, de forma simbólica pero te la cobran. Incluso en algunos sitios la descuentan del precio del la primera mensualidad si te quedas luego, pero de primeras la apoquinas sí o sí.

Como a pesar de todo resultan baratas, yo me estoy haciendo una experta en probar sitios, a ver si en una de estas encuentro el definitivo, pero por el camino y gracias a ello, he probado cosas  increibles de las que hablaré otro día

Una amiga me había hablado durante todo el verano de los beneficios del Vinyasa Yoga. Por si alguien no lo sabe, cosa que dudo, el yoga tiene unas cuantas variantes, que van desde el yoga más relajado y enfocado a la meditación (kundalini) al más físico (Hatha). A mi personalmente kundalini no me gusta, porque yo hago yoga con la sana intención de que se me quede el cuerpo como a Madona de hace unos años, ahora ya se ha pasado de la raya, no para que me den una chapa sobre la meditación etc. Yo para eso me voy a misa de doce, como toda la vida, y luego a la salida me tomo una caña como debe ser. No me trago el sermón budista para luego encima comer zanahorias, y que nadie se ofenda

Yo había probado en unas cuantas ocasiones Bikram, que es el yoga que se hace a 40º  y me había encantado. Iba con una amiga los domingos por la mañana, cuando vivía en Madrid, al centro de Divino Pastor, sudábamos un montón, y a la salida con nuestro te, criticábamos a los famosillos que seguían esta disciplina, terminábamos comiendo en la Isla del Tesoro, que es un vegetariano que hay en la calle Manuela Malasaña que está francamente bien.  La verdad es que te sentías nueva después de haber sudado y haberte comido una pasta con anacardos para compensar.  En Barcelona al principio, también me apunté a Bikram y cambié la comida vegetariana de después por comida indonesia cerca de la Catedral, acompañada por te de jengibre, y  también resultó una muy buena combinación. El problema es que Bikram se ha puesto tan de moda que se ha llenado un montón, la sala sigue siendo la misma y la cantidad de gente que lo practica ha aumentado en un 40% mínimo, lo cual teniendo en cuenta que es una disciplina que haces con calor, no resulta nada tentador.

Por ello, decidí investigar vinyasa, ya que mi amiga me había dicho que se trataba de un yoga muy físico, que incluso hacían el pino. A mi esto ya me convenció del todo, porque yo tengo una espinita con lo del pino, ya que nunca he sido capaz de hacerlo, ni con pared, ni puente ni nada.

Por supuesto mi fuente de sabiduría universal, google, me proporcionó un par de sitios en Barcelona, y llamé a uno de ellos porque tenía la página web más elaborada (las páginas web son como los escaparates de las tiendas, tienen que estar cuidados, si no, no entras en el sitio). La clase suelta costaba cinco euros lo que resulta bastante atractivo porque si no te gusta, siempre te puedes ir a la mitad y no pierdes tanto dinero (si te deja el profesor, porque suelen ser bastante bordes en este aspecto). Me dijeron que no tenía que llevar esterilla que me la dejaban ellos y que no me llevase nada de ducha, porque los beneficios de yoga se pierden si te duchas durante la media hora siguiente después de haberlo practicado. A mi esto me parece bastante poco higiénico pero como la clase era a última hora de la tarde, ya me ducharía en mi casa. Yo que soy un poco susceptible, creo que se han ahorrado la ducha y te ponen como excusa que es malo hacerlo.

La clase era como todas las que he ido antes, sobrecargada de incienso, que en parte creo que es para disimular el olor a sudor del ambiente, y mucha gente iniciada, la gente se toma demasiado en serio esta disciplina, para mi que se les sube el incienso a la cabeza. Terminan hablando como los Beatles después de sus viajes a la India. El profesor se dedicó a nombrar QUE NO HACER ÉL, todas las posturas con su nombre indio original. Los iniciados le seguían y sabían perfectamente a que se refería cuando les decía que respiraran y entraran en utthita trikonasana, pero para mi, que Bikram me lo subtitulan, resultó agotador porque me pasé la clase mirando a todo el mundo a mi alrededor para saber de qué narices hablaba el profesor. Lo peor es que la posturita de marras, también la haces en Bikram o en Hatha, pero te dicen cómo hacerla, no cómo se llama. Yo como no tengo intención de ir al Ganges a hacer yoga me importa bastante poco cómo se llaman las posturas, a mi con sudar y definir el músculo me vale.

Al final de la clase tenía ganas de matar al profesor y de paso, a todos los que le seguían cual gurú de una secta, así que me relajé bastante poco. Hoy al menos tengo agujetas así que la parte aeróbica la he cubierto, la de las lesiones espero que no, a persar de que el profesor no se dignó a decirnos si nuestras cervicales iban a sobrevivir, bastante tenía con pronunciar en indio perfectamente

Finalmente  he vuelto a buscar otro centro al que voy mañana, espero que la experiencia esta vez sea por fin relajante, por que como no me den la versión doblada de yoga, me paso a las artes marciales, para quitarme el enfado

Antes muerta que sin mi Ipad…(sustituir palabra Ipad por tableta de elección)


Un día a alguien le va dar un jamacuco por este empacho de “coolness” tan de moda en nuestro tiempo pero en fin… Yo pongo Ipad porque es lo que florece a mi alrededor tipo champiñón en otoño y porque es a lo que he tenido acceso durante unos días.

Antes de meterme en faena, que el post no va de Ipad ni similares, sólo comentar que efectivamente las tabletas enganchan. Son entretenidas y cómodas de manejar y tienen toda la pinta de convertirse en otro apéndice de nuestra vida como ya lo es el móvil.

Sin embargo hoy son las fotos y cómo compartirlas lo que nos ocupa y para eso sólo hace falta una cámara, un ordenador y la ilusión que cada uno le ponga. (Y dentro de poco el Ipad para hacer todo esto en itinerancia que ya estoy enganchada!!!!)

Soy muy novata aun pero hago mis pinitos y por eso me ha encantado un blog y grupo de Flickr que me ha recomendado una amiga. El blog se llama “casienserio” (www.casienserio.blogspot.com) y aun tengo que descubrirlo con calma. Me gusta el nombre del blog!. La página de Flickr se llama “La Vuelta al Mundo” (LVM para los veteranos) y transmite buen rollo; como un grupo bien avenido de amiguetes compartiendo experiencias detrás de una cámara. Si tenéis el gusanillo de las fotos echarle un vistazo. Cada mes proponen un tema y los participantes suben fotos relacionadas. Yo he llegado un poco tarde pero justo a tiempo de subir la foto para el tema de este mes: Diario de viaje (muy apropiado para la temporada estival!). No es mi mejor foto pero como todo en la vida espero mejorar con la práctica.

Una calle de Berlín

Creo que lo que más me ha gustado es la falta de competitividad que se aprecia entre los participantes y que sobra en otras páginas dedicadas a este tema y eso que el nivel es increíble. Se trata de disfrutar y pasarlo bien sin agobios. Como decía una publicidad del Museo de Arte de Boston que leí hace ya demasiados años: “Art is meant to inspire not to intimidate;  there is no right way of looking at art, there is only your way”