Archivo de la categoría: vino

Un poco de vino no viene mal


Acabo de mirar el calendario y me doy cuenta que estamos de un vago que da un poco de asco.  Esto del veranito, las vacaciones y el tinto de verano está pasando más factura de la esperada y nos plantamos a finales de Julio sin escribir ni una sola línea desde hace la tira!

Estaba divagando yo con estos conceptos (tinto y verano para que engañarnos) y sin querer se me ha escurrido la neurona pensando en el poco vino que tiendo a beber en esta época estival.  Para mí el vino es más un asunto invernal y seguro que más de uno me crucifica por este pensamiento tan equivocado e ignorante.

Me hablareis de un blanco y un rosado, bien fresquito, que entra de maravilla…pero es que se me suben a una velocidad de vértigo y me da un poco de pavor despertar un día perdida en las catacumbas de Paris como estos chicos que salen hoy en el periódico.

En cualquier caso no quería escribir hoy sobre mis preferencias y aventurillas si no dejar una pequeña recomendación sobre la temperatura óptima a la que deben tomarse los vinos.  Me parece algo sencillo a la par que interesante ya que la mayoría tendemos a liarnos un poco con el tema y olvidamos que la temperatura es un factor importante a la hora de disfrutar del vino.  Estos datos orientativos no se aplican sólo al verano pero parece que es en esta estación cuando el termómetro nos vacila un poco más y acabamos cenando con el tinto a25ºCy tomando el blanco de aperitivo a temperatura de Coca-cola con hielo incluido.   Ósea que ahí va:

 – Cavas y Espumosos:  5-8ºC

– Chacolis:  8-10ºC
– Blancos dulces:  5 C
– Blancos jóvenes secos:  6-10ºC
– Blancos criados o fermentados en barrica:  9-12ºC
– Rosados y Claretes:  8-11ºC
– Tintos jóvenes:  12-15ºC
– Tintos ligeros de crianza:  14-17ºC
– Tintos estructurados criados en madera:  16-18ºC

 A disfrutar! Aunque seguro que los que ya tengáis los pies metidos en el agua no necesitáis ningún aliciente ni recomendación!

Una pequeña joya en Somontano


Nos gusta viajar al extranjero a pesar de tener autenticas maravillas en nuestro país.  Tampoco vamos a negar que a veces sale más caro “turistear” en territorio nacional que irse a un todo incluido en el Caribe.  Todo dicho, si te pones, al final lo que generalmente resulta caro es viajar por tu cuenta a no ser que vayas con mochila.  Pero hay q viajar! A donde sea, viajar enriquece el alma aunque aligere el bolsillo.

 Pequeñas cosas descubiertas estos días:

Alquézar.  Entre Barbastro y Huesca:  Tan cerca y yo sin enterarme.  Gran hallazgo; la verdad es que no descubro la pólvora ya que a juzgar por la infraestructura y la afluencia de visitante diría que el pueblo y la zona son ya bien conocidos entre sus vecinos.  Se escuchaba francés y acentos catalán y vasco entre otros.

 Con origen musulmán (Al Qasr significa la fortaleza) el pueblo mantiene una fisonomía medieval en un entorno muy cuidado y con impresionantes vistas.  Una oferta muy completa de turismo de aventura, restaurantes, hoteles y cultural.   Todo sin agobiar, respetuoso y sin sensación de saturación.  Si no estamos por los deportes de aventura el pueblo es perfecto para comer y darse una vuelta, o darse una vuelta y comer.  Todos los restaurantes tenían muy buena pinta y menús del día a precio asequible aunque también hay un par de ellos en un rango un poco más elevado.   Definitivamente hay cosas que ver y hacer en Alquézar.  La  página municipal  os aportará muchos más detalles de los que yo soy capaz aunque es obligatorio reseñar el castillo colegiata de Santa María La Mayor que ya en sí merece la pena.

Si os animáis a visitar la zona los paisanos recomiendan primavera u otoño.  El calor en verano tiende a asfixiar y no me atrevo a aventurar temperaturas invernales, recordar que estamos a dos pasos de Pirineos.  Probablemente el otoño es maravilloso pero yo, que lo descubrí en primavera, es recomiendo esta época.  Me han fascinado los campos teñidos de verdes moteados con el rojo de las amapolas.

Alquézar se situa en la Sierra de Guara asomándose al rio Vero que a muchos os sonará por las bodegas Viñas del Vero.  Sólo apuntar que la oferta vinícola de la zona se extiende más allá de esta bodega y que merece la pena explorar algunas otras opciones por la zona.  Esto en el caso de que vuestro viaje no se oriente específicamente a este campo en cuyo caso el tema merece un post a parte y es que la  D.O. Somontano da para mucho.

 

empezamos por fin


POR FIN

Después de darle mil vueltas,  “marear la perdiz”,  perder el miedo escénico, y darnos cuenta que no eres nadie sin un blog, empezamos esta aventura con el único fin de compartir con vosotros todo lo que llama nuestra atención. Teniendo en cuenta lo curiosas que somos, prometemos un blog variado. Y como en el fondo  a todos nos entretiene y nos sorprende lo mismo, cuantos más ojos haya mirando, más descubriremos.